El cambio en lo ajeno

Es difícil (y no lo supongo,
puedo afirmarlo) ver cómo todo tu entorno va cambiando,
te niegas a seguirle la corriente
a la vida.
Antes eras más feliz,
y claro que te va a costar aceptarlo.
Nadie espera el cambio que le conduce a la tristeza, al menos, no con ansia.
No encuentras el punto de inflexión del último día de felicidad al primero de la decadencia.
Progresivo.
Un día prefieres cambiar los planes, solo porque dices estar cansado. Pero sabes que cansancio no es la palabra.
Así pasan los días, te consume la tristeza.
No encuentras razones, motivos, o excusas si lo prefieres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s